¿Son Válidos los Contratos Escritos en un Idioma Diferente al Castellano en Nicaragua?

¿Son Válidos los Contratos Escritos en un Idioma Diferente al Castellano en Nicaragua? Blog de la Firma Corrales y Asociados

El Código Civil de la República de Nicaragua define en el Artículo 2435 que contrato “…es un acuerdo de dos o más personas para constituir, regular o aclarar entre las mismas un vínculo jurídico.” Los grandes juristas concuerdan en su mayoría con esta definición al decir que es una forma de crear, modificar, regular o extinguir obligaciones entre dos o más partes.

El contrato es pues la voluntad de dos o más personas de crear entre ellos obligaciones para un fin determinado. Nuestro Código Civil establece las formalidades para la validez de los contratos: siendo uno de los más importantes el consentimiento que deben expresar los contratantes, y que la finalidad del contrato sea cierto, posible y lícito. Cumplidas estas formalidades, el contrato, y las obligaciones que nacen de éste son de ineludible cumplimiento.

Existen otros requisitos generales  en cuanto a la validez de los contratos que regula el Código Civil  y que son específicos para ciertos contratos, como es el caso de la enajenación de un inmueble, que debe efectuarse a través de una escritura pública.

La Constitución Política de Nicaragua establece como idioma oficial el español y así lo ratifica nuestro Código Civil. Cabe señalar que las oficinas públicas y los notarios, están obligados a redactar los documentos que extiendan en español.

¿Son Válidos los Contratos Escritos en un Idioma Diferente al Castellano en Nicaragua? Blog de la Firma Corrales y Asociados

En el entendido que el contrato cumple con las formalidades generales para su validez, y hayan sido redactados en idioma distinto al castellano, aun siendo constituidos en lugares y momentos diferentes por cada una de las partes contratantes, se consideran válidos. Así, un servicio de transporte acordado a través de medios electrónicos, como son los mensajes de texto en teléfonos móviles, obliga a las partes, siempre y cuando hayan manifestado su consentimiento, incluso sí las partes manifestaron su consentimiento en idioma distinto al español o hayan estado ubicadas en distintos territorios o se haya realizado en distintas fechas por cada uno.

La recomendable es siempre poder evidenciar la existencia del contrato en el caso que la persona con la que contratamos no quiera cumplir con las obligaciones adquiridas. En un contrato verbal por ejemplo, será muy difícil sin testigos poder probar la existencia del contrato y de la obligación que ahora su contraparte no desea cumplir.

Sí el contrato fue acordado y/o redactado en idioma distinto al español, en caso de incumplimiento por una de las partes, este debe ser traducido al idioma oficial antes de exigir el cumplimiento a través de un tribunal. En conclusión, podemos afirmar enfáticamente que todo contrato acordado y/o redactado en cualquier otro idioma distinto al español es válido en Nicaragua y por tanto, las obligaciones contenidas en él son exigibles incluso ante un tribunal.

________________________________________________

  • Art. 2447 del Código Civil de Nicaragua (C.).
  • Art. 2479 C.
  • Art. 2534 C.
  • Art. 11 Cn
  • Título Preliminar XXXVIII C.
  • Art. 2448 y ss C.
  • Art. 286 Código Procesal Civil de Nicaragua (CPC).